Lucas Díaz: «Necesitábamos ganar de diez o nueve para forzar la prórroga»

PRECADETE MASCULINO 50 – EMB CANDELARIA 59 PARCIALES (11-12, 10-17, 12-18, 17-12)

EMB CANDELARIA 41 – 46 PRECADETE MASCULINO PARCIALES (16-11, 11-9, 6-15, 8-11)

En la categoría cadete de primer año, la temporada llegaba a su fin en una final, que enfrentaba a Tegueste y Candelaria. Ambos equipos, cada uno por un lado del cuadro, llegaban invictos. La final se disputó a dos partidos, uno en cada cancha.

El primer partido lo disputamos en casa perdiendo por 9 puntos, después de un partido muy complicado para nosotros, debido a la superioridad física del rival. Aunque el resultado pudo ser más desfavorable, ya que se llegaron a rozar los 20 puntos de diferencia.

Esto hacía que el Tegueste llegara a Candelaria todavía con opciones de pelear por la victoria.

El segundo partido no empezó muy diferente al primero. El Candelaria, salió a por el partido y empezó nuevamente consiguiendo una ventaja en el marcador que aguantó durante la primera parte. En cierta medida, esto se debe el desacierto en el tiro exterior por parte de ambos conjuntos, y su superioridad en la pintura.

En la segunda parte las cosas no nos eran nada favorables, pero aun así se notaba la tensión y los nervios. Los jugadores del Tegueste supimos aprovecharlo para comenzar la remontada.

Empezamos a coger confianza gracias a una charla del entrenador durante el descanso. Y nos dimos cuenta de que todavía no había nada perdido. Empezamos a jugar como mejor sabemos, pero sobre todo conseguimos parar la mayoría de sus acciones cerca del aro gracias a la defensa con ayudas. También iniciamos una presión a la salida de balón, que nos permitió robar balones y salir en contraataque. Eso nos sirvió para creernos que podíamos ganar, aumentó nuestra confianza en el tiro de tres puntos y acabamos anotando ocho triples (7 en la segunda mitad).

A falta de unos minutos ya íbamos por delante en el marcador, pero necesitábamos ganar de diez o nueve para forzar la prórroga.

Fue un final de partido muy igualado y a falta de doce segundos ganábamos de siete. Solo necesitábamos una canasta, pero ellos tenían la posesión y no fuimos capaces de conseguir otro robo. Acabamos el partido cinco arriba lo que nos dejaba un balance global de menos cuatro.

Aunque no conseguimos ganar el equipo salió desilusionado pero satisfecho. tras el buen trabajo final.

LUCAS DÍAZ MOLINA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *